CONTACTO:
Calle Nicolás Salmerón 36, 2º Izq.
47004 Valladolid (España)
Tfnos: 983 398 206 - 644 261 542
aserlan@aserlan.com
Facebook Twitter Google + Linkedin Email
27 Febrero 2018

Las empresas deben tomar medidas para adaptarse al nuevo reglamento general de protección de datos, que se aplicará a partir del próximo 25 de mayo de 2018.

El 25 de mayo de 2016 entró en vigor el nuevo reglamento general de protección de datos (RGPD). Sin embargo, y dados los importantes cambios que hay que realizar, la Unión Europea dio dos años de plazo hasta que comenzara su plena aplicación.

La recomendación es ponerse al día antes de que llegue la fecha límite, ya que hay tiempo para estudiar si las medidas implantadas son suficientes y eficaces. Desde el 25 de mayo, los errores pueden resultar muy caros, ya que el plan de protección de datos será obligatorio.

El RGPD hace hincapié en el principio de la responsabilidad proactiva de las empresas, que se deben adaptar y adecuar en cada momento al tipo de datos que manejan y los tratamientos que realizan. Además, la normativa prevé sanciones mucho más duras, hasta un máximo de 20 millones de euros o el 4% del volumen de negocio total anual del ejercicio anterior.

  • Análisis de riesgos: Un programa estándar ya no vale para asegurarse de cumplir con el RGPD. Tanto es así, que en el caso del tratamiento de datos especialmente sensibles es necesario llevar a cabo un análisis de riesgos y evaluaciones de impacto. Se trata de la vía más óptima para baremar los posibles peligros y diseñar las medidas adecuadas según su nivel.
  • Almacenamiento de los datos: A partir del 25 de mayo, los datos tienen que almacenarse siempre de manera anónima y bajo seudónimo. Por lo tanto, las empresas deben adaptar sus sistemas para que el archivo de estas informaciones se haga de esta forma.
  • Obtención del consentimiento: Una de las principales novedades del RGPD es el cambio en la obtención del consentimiento de los interesados: ya no será posible el tratamiento de datos basados en consentimientos tácitos, sino que será necesario disponer del consentimiento expreso, explícito y específico de los interesados. Por lo tanto, si no hay una declaración del interesado, es necesario, al menos, una acción positiva mediante la cual manifieste su conformidad. Para conseguirlo, el plan es claro, aunque puede llegar a ser una tarea ingente dependiendo del volumen de información. Así, en primer lugar, los responsables del tratamiento deben revisar los consentimientos que ya tienen para eliminar aquellos datos que ya no sean necesarios. Después, deberán recabar el consentimiento expreso de aquellos datos, cuyo tratamiento se desee mantener. Como último paso, hay que modificar las cláusulas informativas de recogida del consentimiento para la futura información que se quiera guardar.
  • Información más completa: A partir del 25 de mayo, la información que se dé a los usuarios debe ser mucho más completa, detallada y específica a la que se facilitaba hasta ahora con la anterior Ley Orgánica de Protección de Datos 15/1999. Sin embargo, el RGPD, consciente de que las cláusulas podrían llegar a ser excesivamente extensas, permite que la información se facilite en dos capas: una primera con la más básica en el momento de la obtención del consentimiento, para después ofrecer información adicional específica y detallada, como puede ser la identificación del delegado de protección de datos, transferencias internacionales o cesiones, entre otros.
  • Ejercicio del derecho de los interesados: El RGPD introduce también novedades en relación a los derechos de los interesados y el proceso de ejercicio de los mismos. Se acuñan algunos nuevos, como son el derecho a la portabilidad de los datos o el derecho al olvido, por lo que los responsables del tratamiento deben comenzar a implementar sistemas y mecanismos (electrónicos en la medida de lo posible) a fin de facilitar a los interesados precisamente el ejercicio de sus derechos.
  • Brechas de seguridad: Cuando haya cualquier problema de seguridad, hay que comunicar la incidencia a la Agencia Española de Protección de Datos, pero también a los propios interesados "cuando haya puesto en peligro sus derechos y libertades".

Un nuevo profesional: Delegado de Protección de Datos
Ante el aumento de las exigencias a la hora de que las empresas traten los datos de terceros, el reglamento general de protección de datos ha decidido profesionalizar la tarea que hasta ahora realizaba, en la mayoría de los casos, el responsable de datos. Para ello, ha creado la figura del delegado de protección de datos (data protection officer, en inglés), un profesional cuya presencia será obligatoria tanto para los organismos públicos como para aquellas compañías "cuya actividad suponga la observación sistemática y habitual de datos a gran escala de categorías especiales de datos y de datos relativos a condenas e infracciones penales".

Vía Expansión

 

10 Noviembre 2017

Según nota de aviso por parte de la Dirección General de Tributos emitida a los Colegios de Economistas, se confirma que el plazo de presentación del Modelo 347 correspondiente al ejercicio 2017 será el mes de Febrero de 2018, aunque se prevé que para los siguientes ejercicios se podrá adelantar a Enero.

De esta forma se confirma lo que ya se publicó en el Proyecto de Orden  respecto a los modelos 184, 171 y 345, para los que sí se adelanta el plazo de presentación al mes de Enero, ya para este ejercicio 2017 que se deberá presentar en Enero de 2018.

 

26 Octubre 2017

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo entra hoy en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). No obstante, algunas medidas contempladas en la ley no entrarán en vigor hasta el 1 de enero de 2018.

Entre estas últimas se encuentran la ampliación a un año de la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos, el aumento de las bonificaciones de la tarifa plana hasta los 24 meses (los seis meses siguientes a los doce meses de la tarifa de 50 euros habrá una bonificación del 50%, que será del 30% en los últimos seis meses), y la reducción a la mitad de los recargos por retraso en los pagos a la Seguridad Social.

También entrarán en vigor el 1 de enero de 2018 las deducciones en el IRPF por seguros de enfermedad, por los gastos de suministro de agua, luz, electricidad y telefonía para la vivienda habitual si el autónomo trabaja desde casa (deducción del 30%), y por los gastos de manutención. Las deducciones por este último concepto serán de hasta 26,67 euros diarios cuando estos pagos se realicen de forma electrónica en establecimientos de hostelería y restauración, y de hasta 48,08 euros diarios en el caso de que sea en el extranjero.

Otro aspecto de esta ley que surtirá efectos desde el 1 de enero de 2018 son los cambios en las altas y bajas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).
Así, de acuerdo con esta nueva norma, los autónomos podrán cambiar de base cuatro veces al año en lugar de las dos actuales y las bajas y altas en el RETA se podrían realizar hasta tres veces al año, siendo efectivas en el día realizado. De esta forma, únicamente se pagará la cuota de los días en los que el autónomo esté dado de alta y no el mes completo.

La base mínima de cotización para los autónomos que cuenten con diez o más trabajadores contratados será fijada específicamente cada año en la ley de Presupuestos Generales del Estado, en vez de estar vinculada a la base de cotización de los trabajadores del Régimen General. Esta reforma, promovida por Ciudadanos, fue aprobada por el Congreso el pasado 29 de junio. El Senado dio el visto bueno a la ley el pasado 11 de octubre y ya sólo quedaba su publicación en el BOE para ponerse en marcha.

Descuentos por maternidad

La Ley de Reformas del Trabajo Autónomo incluye medidas para aumentar la protección social de los autónomos, extendiendo las bonificaciones del 100% de la base de cotización para los autónomos durante las bajas de maternidad, paternidad, adopción, acogida y riesgo durante el embarazo o lactancia, sin necesidad de que tengan que ser sustituidos por otro trabajador.

Asimismo, esta bonificación será compatible con las bonificaciones aplicables a los contratos con personas desempleadas que sustituyan a trabajadores autónomos durante estos períodos de descanso. Para las mujeres que hayan cesado su actividad y vuelvan tras la baja de maternidad, adopción, guarda, acogida o tutela, la tarifa de cotización será de 50 euros al mes durante el primer año o una bonificación del 80% sobre la cuota por contingencias comunes en los supuestos de que tengan otras bases de cotización. Asimismo, la edad del menor cuyo cuidado da derecho a bonificaciones se eleva de 7 a 12 años.

Por otro lado, se amplía la cobertura de las contingencias profesionales para los accidentes ‘in itínere’ y la participación de los trabajadores autónomos en programas de formación e información respecto a la prevención de riesgos laborales. Además, la norma también permite la compatibilización del trabajo y el cobro del 100% de la pensión siempre que el autónomo tenga contratado, como mínimo, a otro trabajador por cuenta ajena.

Asimismo, también se clarifica la obligatoriedad de darse de alta para aquellos trabajadores con ingresos bajos y que no superen en el cómputo anual el Salario Mínimo Interprofesional, así como la puesta en marcha de una cotización especial para autónomos a tiempo parcial, así como la jubilación parcial. Todas estas cuestiones deberán definirse en la Subcomisión del Congreso para la reforma del RETA.

Por otro lado, la nueva ley refuerza la figura del familiar colaborador, amplía las bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social por la contratación de familiares por parte de los trabajadores autónomos y reduce el grado de discapacidad de los hijos de un trabajador autónomo mayor de 30 años para el acceso a ayudas, con incentivos para que éstos puedan ser contratados como trabajadores por cuenta ajena.

Hasta cuatro años para convertir bonificaciones en reducciones

En una de las disposiciones adicionales de esta ley, aparece una de las medidas que el Gobierno anunció en su día para aliviar las cuentas de la Seguridad Social: la conversión de bonificaciones en reducciones de cuotas. La norma establece un plazo máximo de cuatro años para realizar esta conversión, que será progresiva, y siempre que el presupuesto del SEPE pueda asumirlo.

Las reducciones de cotizaciones a la Seguridad Social o tarifas planas se financian con cargo al Presupuesto de la Seguridad Social, por lo que el sistema pierde ingresos por esta vía, mientras que las bonificaciones son soportadas por el Estado a través del presupuesto del Servicio Público de Empleo (SEPE).

Si las reducciones pasan a convertirse en bonificaciones, el importe de las mismas lo financiaría el Estado a través del SEPE y éste se ingresaría en la caja de la Seguridad Social. En Empleo calculan que serían unos 1.900 millones de euros.

Vía muypymes

 

18 Octubre 2017

Hasta Agosto hacienda había devuelto más de 7.300 millones de euros a 11.7 millones de contribuyentes, efectuando el 83.9 % de las devoluciones, si te encuentras en ese 15.1 % al que aún no le han devuelto la declaración esto es lo que debes saber:

  • Plazo e intereses: La Agencia tributaria puede realizar una liquidación provisional en el plazo de 6 meses desde el plazo de fin de la campaña, normalmente 30 de Junio. Si pasado ese plazo no se ha realizado liquidación provisional la declaración será devuelta de oficio con los intereses correspondientes. (3.75 % para el año 2017)
  • Motivos de retraso: Cuando se realizan modificaciones en el borrador o se corrigen o añaden datos, entonces es posible que pase más tiempo dado que hacienda debe verificar estos cambios.  Algunas de estas modificaciones más frecuentes son:  desgravación por la compra de la primera vivienda, periodos de excedencia, diferencias con otros ejercicios en las circunstancias personales o familiares, errores aritméticos,.. Otros motivos que también influyen en el retraso de la devolución es solicitar cantidades muy elevadas, ya que hacienda las mira con lupa, o presentar la declaración al finalizar el plazo.
  • Estado de la devolución: A través de la página web de la Agencia tributaria se puede consultar el estado de la devolución, estos son los mensajes que se pueden ver y lo que significa cada uno:
    • Su declaración se está tramitando: hacienda ha recibido la declaración pero todavía no ha realizado ninguna revisión de la misma.
    • Su declaración está siendo comprobada: La declaración está siendo revisada por los técnicos de hacienda, es un proceso rutinario para verificar que todo está bien.
    • Su declaración ha sido tramitada por los órganos de Gestión Tributaria, estimándose conforme la devolución solicitada por usted: La declaración ha sido estimada correcta y en breve se procederá a la devolución.
    • Su devolución ha sido emitida el día X/X/XXXX, si en 10 días no ha recibido el importe, acuda a la administración que le corresponda según su domicilio fiscal. La orden de pago ya ha sido realizada.

Si vuestra situación es distinta a todas estas  también se puede acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria, con cita previa, y consultar allí el estado de la misma.